miércoles, 13 de abril de 2011

Las playlists de Martin

Un día, probando cosas para distraer a M de sus malestares digestivo-estomacales, descubrimos que las música le gusta, lo relaja. Es verdad, a mí me gusta mucho también, y debe haber escuchado mucho en la panza ya. Yo tuve formación musical durante muchos años, malheuresement, o no, me dediqué a otra cosa, pero me hubiera gustado continuar.
Mi formación siempre fue más bien clásica, de conservatorio, donde al menos en mi época era difícil sacar a los profes de la música “académica”. Pero a mí me gustaba mucho el rock de los 70 y el jazz. Mi viejo era fan de los Beatles, pero yo era más Rolling Stones, una tonta rivalidad que no conduce a nada. Hoy, los Beatles me gustan cada vez más y descubro en el interior de sus canciones una armonía y una genialidad aún intacta.
A Martín le tocó escuchar mucho el Album Blanco y Rubber Soul desde la panza. El embarazo fue un periodo raro, además de lo normal, porque hacía un año que papá había fallecido, y me pesaba mucho que no pudiera conocer a M. Escuchar los Beatles es una especie de catarsis, una reconciliación post mortem, si bien no estábamos peleados con papá cuando él falleció.
Una tarde le pusimos el disco 2 del White Album, y sobre la canción Rocky Racoon quedó como apaisé dicen los franceses, digamos como apaciguado. Luego las que siguen corrieron también, y M se quedó dormido. Repetimos esta operación varas veces, y el efecto se reprodujo. Hay que decir que los primeros bebes deben ser como ratones de laboratorio, con los que probás miles de cosas para agradarlos, calmarlos, conformarlos contentarlos, etc. Sí, todo gira alrededor de ellos…
Después de esta experiencia con las canciones más impopulares de los Beatles, siguieron otras opciones. Mientras esperan el siguiente post va este video que descubrí en You tube.
http://www.youtube.com/watch?v=nucSvl7VXVM  (continuará)

3 comentarios:

quartum's neph dijo...

Una de las primeras canciones que recuerdo de mi más tierna infancia es "The Continuing Story of Buffalo Bill", también del White Album...en mi caso nací en una casa donde estaba la discografía de los Beatles al completo, lo cual creo que fue sin duda una bendición y una señal respecto a los derroteros que tomarían mis oídos como órgano principal de mi existencia...

...¡Martín sí que sabe lo que es bueno!... :-)

besos a la family,
ivor.

Sra. mamá dijo...

Ohh!! Yo también "sufrí" los Beatles desde pequeña...! Y la que más recuerdo es "a ticket to ride"... mi viejo me hacía bailar estilo rock 'n roll.. :P.
Gracias, I.!

quartum's neph dijo...

*me corrijo a mi mismo, es "Bungalow Bill" y no "Buffalo Bill"...

...en mi casa eran mis hermanas las que tenían los discos...cosas de ser el pequeño con muchos años de diferencia! :-)